Single page

Este jabón ha sido creado con aceites vegetales y extractos específicos para restaurar la piel dañada y enferma. El neem presenta cualidades suavizantes, es emoliente y nutritivo a la vez que disminuye el prurito y el enrojecimiento cutáneo. El laurel ejerce funciones bacteriostáticas y regeneradoras de la epidermis. El helicryso y el hipérico cumplen funciones antiinfecciosas, cicatrizantes y dan protección a los tejidos. Las sales del mar muerto brindan mierales como el bromo, el calcio, el magnesio o el azufre con capacidad de restaurar  el balance de la piel, regenerándola desde el interior.  Desinflama, humecta, desintoxica y suaviza.